La función de FILTROS tiene por objeto hacer más fácil encontrar los textos más relevantes sobre ciertos ámbitos geográficos o temáticas específicas.
Pueden ser activados o desactivados mediante un “clic” en las casillas correspondientes. El activado de varias casillas da por resultado el cruce o el resumen de las temáticas y regiones elegidas.
Mostrar Filtros : Política de cambio climático (POLITICA) Cancelar
Por Dirk Hoffmann, 30 de Mayo de 2016

Del 10 al 13 de mayo tuvo lugar la cuarta versión de la conferencia internacional sobre adaptación al cambio climático “Futuros de la adaptación 2016” (Adaptation Futures 2016) en la ciudad neerlandesa de Rotterdam.

Durante una semana los 1.700 participantes de todo el mundo presentaron experiencias prácticas y debatieron posibles soluciones. “La adaptación al cambio climático es un reto difícil pero una tarea manejable, si nos ponemos las pilas”, podría bien ser la frase que resume el espíritu dominante.

1.jpg

[leer más]
Por Vincent A. Vos, 21 de Mayo de 2016

Las inundaciones extremadamente fuertes de comienzos del año 2014 son todavía muy presentes entre la población afectada en la región del Beni y la Amazonía boliviana.

En esta entrada al Klimablog, Vincent Vos de la regional norte de CIPCA resume la publicación “Lecciones y desafíos que dejaron las inundaciones de 2014 en la Amazonía boliviana”, uno de los pocos estudios sobre el impacto de las inundaciones. Las recomendaciones formuladas en base de la experiencia vivida constituyen un aporte valioso hacia la construcción de mayor resiliencia frente a los impactos del cambio climático.

Foto1230516.jpg

[leer más]
Por Dirk Hoffmann, 02 de Mayo de 2016

El 26 de abril de 1986, en el lejano lugar Chernóbil, de lo que en ese entonces era todavía la Unión Soviética, se produjo el peor accidente nuclear de la historia, que contaminó gran parte de Europa y de territorio soviético.

Con diferentes ceremonias, la semana pasada se conmemoró el 30 aniversario del accidente que costó la vida y afectó la salud de millones de personas y cuyos costos económicos son sentidos hasta hoy día.

Foto1020516.jpg

La planta nuclear de Chernobíl después del accidente de 1986; fuente: mohawkhairstylesforblackwomen.science

[leer más]
Por Dirk Hoffmann, 25 de Abril de 2016

Virtualmente todos los países del mundo han acudido al llamado del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon y han firmado el Acuerdo de París en la ceremonia oficial en Nueva York el pasado 22 de abril, Día Internacional de la Tierra.

Poco antes, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de la Convención Climática se había reunido en Nairobi, Kenia, para definir estrategia, contenido y cronograma para el Sexto Informe de Evaluación y los informes especiales de los próximos años.

Foto1250416.jpg

174 países más la Unión Europea firmaron el Acuerdo de París en un solo día; fuente: IPCC

[leer más]
Por Dirk Hoffmann & Moira Zuazo, 21 de Marzo de 2016

El nuevo número de la revista peruana “Revista Interquorum. Nueva Generación”, está dedicada a las “Alternativas al Extractivismo” y reúne artículos para enriquecer el debate latinoamericano en la búsqueda de alternativas al modelo de desarrollo, basadas en una sociedad con justicia y sostenibilidad ambiental.

En el primer artículo de la publicación titulado “Cambio climático y transiciones”, Dirk Hoffmann y Moira Zuazo argumentan la necesidad de una “gran transición” en democracia para garantizar la continuación de la civilización humana frente a la amenaza de los crecientes impactos del cambio climático. Publicamos a continuación una versión abreviada del texto original.

 

Foto1210316.jpg

[leer más]
Por Dirk Hoffmann, 07 de Marzo de 2016

En diciembre del año pasado, cuando los ojos del mundo estaban puestos en la Conferencia Climática de París, las autoridades de Oruro declararon completamente seco al Lago Poopó, una vez el segundo lago más grande de Bolivia.

Por la literatura científica y a través de testimonios de la población local sabemos, que el Lago Poopó se había secado en ocasiones anteriores. Sin embargo, frente a los impactos del cambio climático y un entorno socio-económico diferente, es pertinente preguntarse: ¿Se logrará recuperar?

Foto170316.jpg

Nuestra misión de reconocimiento en medio del “Lago” Poopó.

[leer más]
Por Dirk Hoffmann, 15 de Febrero de 2016

América Latina es una de las regiones particularmente vulnerables al cambio climático, la agricultura a su vez es uno de los sectores más vulnerables y las mujeres constituyen un segmento de la población especialmente vulnerable. Pero, ¿cuál es la relación entre género, cambio climático y agricultura en nuestra región?

Para entender mejor esta relación y el accionar respectivo de las diferentes instituciones del sector, se desarrolló el estudio regional “Género, agricultura y cambio climático: estado y perspectivas desde la institucionalidad en Latinoamérica

Foto1.jpg

[leer más]
Por Dirk Hoffmann, 01 de Febrero de 2016

Los pronósticos de los modelos climáticos para Bolivia son de un significativo aumento de temperatura de hasta 7 °C hacia finales de siglo. Entonces surge la pregunta, ¿qué está haciendo Bolivia para enfrentar los impactos de semejante aumento de temperatura?

Para dar respuesta a este interrogante, en el estudio “Navegando futuro. Dos experiencias de adaptación al cambio climático en Bolivia” he analizado políticas, programas y proyectos de adaptación al cambio climático en dos regiones de Bolivia: el Altiplano norte y el departamento del Beni.

Foto1010216.jpg

[leer más]
Por Dirk Hoffmann, 28 de Diciembre de 2015

En la entrada de la semana pasada “La COP 21 abre el camino a la descarbonización de la economía global hemos presentado un panorama de primeras reacciones, opiniones y análisis sobre el resultado de la reciente Conferencia Climática, que es el Acuerdo de París.

Ahora que hay este nuevo acuerdo global, el trabajo de implementación puede y debe comenzar. Más allá del texto aprobado, que refleja la diversidad de intereses de los 195 países presentes, el Acuerdo de París manda una señal fuerte al mundo. Este “Mensaje de París” es un llamado a la descarbonización de la economía global, y de todas las economías locales, hasta mediados del siglo.


Foto1281215.jpg

[leer más]
Por Dirk Hoffmann, 21 de Diciembre de 2015
« Volver

Cuando el presidente de la reciente Conferencia Climática de París, Laurent Fabius, dejó caer su martillo en forma de hoja para aprobar el “Acuerdo de París”, la sala plenaria estalló en júbilo y largos aplausos.

Mientras que unos hablaban de un día histórico, otros criticaban el acuerdo como insuficiente e inútil. Presentamos a continuación un panorama de las opiniones ofrecidas por actores y observadores y un primer análisis de esta COP 21.

Foto1211215.jpg

El Acuerdo de París ha sido adoptado; fuente: UNFCCC

¿Acuerdo histórico o fraude de alto nivel?

“Con un pequeño martillo se puede lograr cosas grandes”, comentó el presidente de la Conferencia Climática COP 21, Laurent Fabius, al aprobar el nuevo régimen climático, en la noche del sábado, 12 de diciembre de 2015. Los delegados se levantaron y siguieron un largo aplauso, abrazos y felicitaciones entre los propios negociadores.

El mismo momento de su aprobación comenzó el debate sobre la calidad del acuerdo y su significado para el mundo en la lucha contra el cambio climático. "Este es un momento verdaderamente histórico”, dijo Ban Ki-moon, el secretario general de las Naciones Unidas. “Por primera vez tenemos un acuerdo realmente universal sobre cambio climático, uno de los problemas más cruciales en la tierra”.

“Este acuerdo manda un mensaje muy poderoso que el mundo finalmente se compromete completamente a un futuro de bajo carbono. Hemos demostrado que el mundo tiene tanto la voluntad como la habilidad de encarar este reto”, comentó el presidente de los Estados Unidos Barack Obama en un especial televisivo desde la Casa Blanca.

Los elogios vinieron de todos los países y también de representantes del mundo corporativo y hasta de las organizaciones medioambientales grandes.

El primer gran motivo para festejar es el mismo hecho de haber llegado a aprobar un acuerdo entre todas las 196 partes de la Convención Climática, cosa que había resultado imposible seis años antes en la Conferencia Climática COP 15 de Copenhague.

A algunos esto no puede sonar como mucho, pero ¿nos podemos imaginar el desastre que hubiera sido un nuevo fracaso para el futuro de cualquier negociación climática, para las mismas Naciones Unidas como mecanismo global?

En este sentido, los aplausos al final de la COP 21 reflejan también el grado de alivio de los negociadores de haber llegado a un acuerdo, que para muchos era también una meta personal importante como negociadores. Pero más importante, un fracaso de llegar a aprobar un nuevo acuerdo climático hubiera sido un golpe duro para el sistema de las Naciones Unidas, y posiblemente hubiera resultado en una desarticulación completa de las negociaciones climáticas.

Las principales críticas son que las metas a largo plazo son insuficientes, los acuerdos son mayormente voluntarios o poco concretos, como es el caso del financiamiento por parte del Norte. Y es cierto, limitar la temperatura a 2 °C es insuficiente para evitar impactos peligrosos en el sistema climático.

El texto está lleno de formulaciones muy vagas y débiles en los temas cruciales. Se estipula, por ejemplo, que el mundo deberá alcanzar el pico de sus emisiones “tan pronto como sea posible” y alcanzar un balance entre emisiones y remociones de gases de efecto invernadero (llamado emisiones cero neto) en la “segunda mitad de este siglo”.

Encima de esto, el acuerdo cuenta con una estructura legal híbrida, que consiste de una parte legalmente vinculante y otra a nivel de decisión de la COP 21 solamente. Este hecho se debe explícitamente a la realidad política de los Estados Unidos, donde el Senado está siendo dominado por el partido de los Republicanos, que no permitirían la firma de ningún acuerdo de reducción de emisiones vinculantes.

En la parte vinculante del Acuerdo de París se ha establecido la revisión periódica de los compromisos nacionales y el estado de su implementación, comenzando en 2023. Todos los países están obligados a monitorear y reportar sus respectivos niveles de emisiones y el progreso en su reducción, usando un sistema universal de contabilización.

El compromiso de los países industrializados de movilizar 100 mil millones de dólares por año a partir de 2020 no ha sido incluido dentro de la parte legalmente vinculante del Acuerdo, lo que puede ser interpretado como una clara derrota de los países en vías de desarrollo. O, formulado de otra manera, una muestra de la continuada falta de compromiso de los países industrializados – a pesar de que son ellos que se presentan como los mayores campeones climáticos.

Acerca del calentamiento global futuro se acuerda mantener el aumento de la temperatura global “muy por debajo de 2 °C y perseguir esfuerzos de limitarlo a 1,5 °C”. Los pequeños países isleños, otros países vulnerables y todas las organizaciones de la sociedad civil han advocado cambiar el límite de los anteriores 2 °C hacia un límite inferior de 1,5 °C, sin éxito.

Sin embargo, la referencia a los 1,5 °C en el acuerdo es el resultado de peleas arduas durante las negociaciones de París. Aunque está formulado de una forma algo nebulosa, la sola mención indica que la gran mayoría de los países han comprendido que los 2 °C anteriormente considerados todavía “seguros”, bajo los nuevos conocimientos científicos y análisis de los actuales impactos climáticos, no lo son. La “resistencia fósil” ha evitado que se haya adoptado de forma contundente como nueva meta de largo plazo.

Una de las críticas más duras del Acuerdo de París vino de James Hansen. “Es un verdadero fraude, un engaño”, es su veredicto. “Son palabras sin ningún valor. No hay ninguna acción, solo promesas. Mientras que los combustibles fósiles parecen ser el combustible más barato que hay, el mundo continuará quemándolos”.

Foto2211215.jpg

“1,5 para seguir vivos”

Muchos observadores y analistas, sin embargo han enfatizado que el verdadero significado del Acuerdo de París está en que ha mandado una señal muy potente a todo el mundo. El acuerdo puede ser visto como una señal potente hacia los mercados globales financieros y energéticos. Al final de cuentas, la política y la economía se orientan por expectativas.

Tampoco hay perder de vista el carácter de las negociaciones dentro de las Naciones Unidas, donde prevalece el principio de la unanimidad. En cuanto muchas veces es posible de “convencer” países pequeños y pobres mediante la billetera, ¿qué se puede hacer frente a un gigante económico como Arabia Saudita con las mayores reservas de petróleo del mundo para que apruebe un acuerdo cuyo fin es dejar atrás la economía fósil?

El comienzo del fin de la era fósil

Para el prestigioso periódico británico “The Guardian”, fuertemente comprometido con informar sobre el cambio climático hace mucho tiempo, el significado del Acuerdo de París está muy claro, como demuestra su titular: “Acuerdo climático de París: casi 200 naciones firman el fin de la era de los combustibles fósiles”.

“En cuanto dejamos Copenhague con miedo de lo que iba a venir, estamos dejando París inspirado a seguir luchando”, comentó David Turnball de Oil Change International, una organización de investigación y advocacia opuesta a la producción de combustibles fósiles”.

Si miramos un poco más allá de los aplausos, podemos observar que la mayoría de los actores y observadores tienen una apreciación similar, en el sentido de que ven la aprobación del Acuerdo de París como algo sumamente importante, un gran paso adelante hacia la descarbonización del planeta. Pero al mismo tiempo alertan que el trabajo para lograrlo recién ahora tiene una base sólida para ser encarada.

“Es una victoria para todo el planeta y para futuras generaciones. Acá hemos puesto la brújula. El mundo se ha juntado alrededor de un acuerdo que nos empodera de diseñar un camino nuevo para nuestro planeta, un camino inteligente y responsable, un camino sostenible”, dijo John Kerry, el ministro de estado de los Estados Unidos, que encabezó la delegación de negociación.

“Por fin el mundo tiene un marco para la cooperación sobre cambio climático que sirve para la tarea”, dijo Michael Levi, experto del Consejo de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos. “Si esto significa un verdadero punto de inflexión para el mundo, sin embargo, depende esencialmente en cuán serios los países son en implementarlo”.

Ya en medio del espíritu festivo de haber logrado una victoria importante, el comisario de la Unión Europea para política energética y cambio climático Arias Cañete alertó: “Hoy día celebramos. Mañana tenemos que actuar. Es esto lo que el mundo espera de nosotros”.

 

La segunda parte de este análisis de la COP 21 será publicado el próximo lunes.

 

 

« Volver


Artículos anteriores:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Suscribirme al blog

Si desea recibir nuestros aportes directamente vía email,
por favor envíenos un mensaje al siguiente correo electrónico:
suscripcion@bolivian-mountains.org
Si no desea recibir más nuestros aportes por email,
por favor envíenos un mensaje a la misma dirección, colocando en el asunto
[Cancelar suscripción]

Buscar
Buscar
Filtros
Ámbitos Temáticos
Ámbitos Geográficos
Agenda
Enlaces comentados
Instituto Boliviano de la Montaña - BMI

El Instituto Boliviano de la Montaña - BMI es una fundación sin fines de lucro con ... [Visitar]

Lo mejor del Klimablog
Bolivia + 4
Diseño y Desarrollo: Aleph Consult